barley-ripe

July 7, 2017.

El cultivo de cebada ya lleva un 40% de avance de siembra. Durante varias semanas, el clima fue muy favorable para la siembra de los cultivos de fina, debido a la ausencia de precipitaciones. Ya la última semana del mes de junio las condiciones cambiaron y se registraron precipitaciones de entre 70 y 100 mm en la zona. Posiblemente los primeros días de julio se puedan retomar las labores, aunque sea por unos días, ya que hay fuertes pronósticos de nuevas precipitaciones para esta semana. Aún no hay certezas de la superficie que se va a sembrar, pero las primeras estimaciones arrojan datos de 750.000 has en todo el país. Las variedades más sembradas siguen siendo Shakira y Andreia.
El gráfico siguiente, aportado por Guillermo Divito, Asistente Técnico Regional de la regional de Aapresid de Necochea, muestra como cayó el rendimiento durante las dos últimas campañas con fechas de siembra partir de la primera quincena de julio. Hay que ver qué pasa con los atrasos en la siembra ya que con las actuales perspectiva de precios y el atraso de la siembra, los trigos ciclo corto podrían tomar relevancia, sobre todos en campos con potencial de rendimiento.

Cebada

Los nitratos en el suelo estaban bajos antes de la última lluvia, con valores promedio de 45/50 kg/ha. Si bien es necesario realizar rechequeos de lotes para tener certeza, se estima un lavado promedio de 10/15 kg de N. Este panorama hay que tenerlo muy presente a la hora de hacer balances. Ante esta situación es de primordial importancia dividir las dosis de nitrógeno: la primera aplicación debe ser bien temprana, asegurando al menos 100/120 kg de N para lograr un buen macollaje (Z 2.0-2.4).
Hay que recordar que la cebada, para tener potencial de rendimiento, necesita generar espigas ya que cada espiguilla produce dos granos, a diferencia de trigo. El principal factor que define rendimiento es el número de espigas. Esta campaña va a ser clave la tecnología que utilice el productor.
En cuanto a los lotes, no se ven grandes daños más allá de los bajos encharcados y algún síntoma leve de anoxia. El gran problema que nos deja la lluvia hoy son los accesos a los campos. Caminos cortados o muy complicados para que llegue la semilla y el fertilizante.
En términos de mercado, el ritmo de comercialización de este cultivo para campaña 17/18 se aceleró en las últimas semanas, principalmente en calidad cervecera, en niveles por encima de lo visto en campañas anteriores. Esto se explica debido a los buenos márgenes que brinda el cultivo en niveles de precios de U$D 165/170 para entrega enero y U$D 175/180 para febrero marzo.
En general, el productor busca cerrar entre un 20 y un 40% % de la producción estimada y ver cómo continua el clima, dado que las lluvias de la semana anterior frenaron por completo las labores de siembra.
Habrá que seguir de cerca cuál es el área final a implantar en nuestro país, dado que los valores del trigo han escalado a niveles de U$D 175/180 prot. 10 entrega enero, lo cual le otorga un gran atractivo vs la cebada, donde los cotos de implantación son mayores sumado a los riesgos de obtención de calidad.
El siguiente cuadro muestra el volumen comprometido para campaña 17/18, con un 4% del volumen proyectado ya cerrado vs 0.58% a igual fecha del año pasado.

Tabla

Por otro lado, la gran suba del trigo a nivel global tuvo efecto en el mercado FOB argentino, el cual subió U$D 10/15 en la última semana, ubicándose en niveles de precio de U$D 200 para full enero y U$D 207/210 para febrero marzo. En este contexto, Argentina aparece como el origen más competitivo para la próxima campaña en calidad cervecera cuando se lo compara con otros orígenes como Australia y la UE.
Esto último ha incentivado la aparición de demanda de China e India para los meses de cosecha. En el caso de la demanda de Sudamérica comienza a activarse Brasil, mientras que el resto de los países de continente buscara aprovisionarse directamente por ABInbev desde el mercado local argentino.
En el caso de la forrajera, el mercado FOB para entrega enero se ubica en torno a los U$D 168/170 con un mercado interno en niveles de U$D 155 lo cual luce poco atractivo versus el cultivo de trigo cuyo precio es U$D 20 mayor.