La cebada quiere dar batalla

April 12, 2016.

Por José Gandini*

Soy responsable del área de producción de Alea y Cía., empresa con sede en el sudeste bonaerense. La cebada ha ganado un lugar de importancia en las rotaciones agrícolas en el sudeste de la provincia, incentivado por el puerto exportador de cebada maltera y forrajera en la región.

Con la quita de las retenciones y la apertura de las exportaciones, se estimaba que el trigo volvería a ganar superficie en los lotes agrícolas. Esto será así para una parte de la superficie de campos costeros donde los rindes son superiores a la cebada, o en zonas donde el flete a los molinos juegue un papel preponderante, pero para una amplia zona (continental) donde la cebada se ha hecho fuerte debido a su elevada eficiencia en el uso del agua, ciclo que escapa a los calores de noviembre, esto no será así.A la hora de definir el plan de siembra de fina, se aprecia que los números para trigo aún no convencen. No hay que olvidar que al analizar los cultivos de invierno en la ecuación pesa mucho el doble cultivo: la cebada libera los lotes más temprano y permite ganarle kilos a la soja o al maíz de segunda, que hace unos años se viene probando en la zona, con respecto a un doble cultivo sobre trigo.

En el Sudeste, con un puerto que exporta trigo forrajero o de baja calidad molinera y una elevada relación de stock/consumo y la carencia de incentivos para la producción de trigos de calidad, muy probablemente la cebada vaya a dar batalla.

¿Crecerá la superficie de trigo? Sí, pero las condiciones antes mencionadas y los números avalan a la maltera. Esto es una foto, hay que ver cómo sigue la película.

 

*Publicado en el Suplemento Campo del diario La Nación, sábado 9 de abril de 2016 (Edición Impresa)